Descubre las ventajas de las tarjetas de plástico reciclado
¿Eres de los que paga en efectivo o prefieres la tarjeta? Si eres de los que usa la tarjeta, estás con la mayoría, porque según los datos del Banco de España, existen 88 millones de tarjetas bancarias en circulación. Estas tarjetas vienen con fecha de caducidad y hay que renovarlas periódicamente, lo que supone un aumento del plástico que se usa para su fabricación.
¿Sabías que en ING hacemos tarjetas de plástico reciclado? En ING nos esforzamos por poner la sostenibilidad en el corazón de lo que hacemos. Por eso, fabricamos tarjetas de plástico reciclado. En concreto, usamos rPVC un plástico que proviene de descartes industriales con el que dejamos de emitir 90 gr de CO2 a la atmósfera con cada tarjeta. Y, ¿Qué significa esto? Pues que disminuimos en un 40 % la huella de carbono de una tarjeta bancaria de plástico no reciclado, que es de 150 gr de CO2. Además, la producción de una tarjeta de plástico reciclado consume un 45 % menos de agua y emite un 15 % menos de dióxido de carbono que una tarjeta de PVC. Con la previsión que tenemos de emitir el próximo año 2 millones de tarjetas dejaremos de lanzar 180 toneladas de CO2 a la atmósfera.
¿Qué es el plástico reciclado? El plástico reciclado es el que ha sido procesado y transformado para su reutilización en lugar de ser desechado. El proceso de reciclaje consiste en recoger, clasificar según su composición, limpiar y triturar los residuos de plástico. El material resultante tras el reciclaje sirve como materia prima para crear nuevos productos como envases, tuberías, embalajes o fibras textiles para la fabricación de ropa y calzado. En el caso del PVC reciclado su uso se centra en productos como tuberías, perfiles de construcción, bolsas, envases, productos moldeados y revestimientos, techos, tarimas, productos inflables y tarjetas bancarias.
¿Cómo ayuda al planeta usar plástico reciclado? Estas son las ventajas La principal ventaja de usar plástico reciclado es que al ser producido a partir del reciclaje de otros productos reduce la cantidad de residuos y la contaminación ambiental. Además, para su producción necesita menos energía y recursos ya que no depende de los combustibles fósiles como el plástico nuevo. España está a la cabeza de los países europeos con mayor tasa de reciclaje de plástico, el 43%, y es líder en el uso de plástico reciclado como materia prima de la economía circular. Aunque existen diferentes tipos de plástico y no todo el plástico se puede reciclar. Los plásticos que más se reciclan son el PET, que se usa para fabricar botellas de agua y bebidas, el HDPE, utilizado en la fabricación de envases de leche zumos y productos de belleza e higiene y el PVC, que se utiliza para el embalaje de elementos no alimenticios y la fabricación de tarjetas bancarias.
¿Cómo se deben reciclar las tarjetas de crédito? Las tarjetas de crédito y débito no se pueden tirar en cualquier contenedor, sino que tienen que ser depositadas en un punto limpio para su reciclaje, porque además de plástico contienen otros elementos químicos. Para reciclar las tarjetas con mayor seguridad, puedes llevar las tarjetas caducadas a tu oficina bancaria porque así se gestiona mejor su reciclaje. Ten en cuenta que el plástico representa el 3,4 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero por eso es necesario fomentar el uso de plástico reciclado. Con las tarjetas de crédito y débito recicladas se cumplen los principios de la economía circular: reducir, reutilizar y reciclar y se reduce la huella de carbono.
¿Necesitas ayuda? Blog En Naranja Oficinas y cajeros Preguntas Frecuentes Contáctanos Reclamación oficial Medidas Especiales Hipotecas: CBP RDL 6/2012 y CBP RDL 19/2022 Ciberseguridad Sobre ING Conócenos Hazte cliente Trabaja con nosotros Sala de prensa Accesibilidad Banca responsable Condiciones aplicadas Canal de denuncias Aplicaciones y redes sociales Síguenos en: Privacidad y cookies Info legal y anexos Mapa web Gobierno corporativo y política de remuneraciones