En Naranja Tu día a día Comprando una casa Cómo invertir Préstamos y más
Volver
¿Cómo se dividen las acciones de una empresa? Así se determina

Las acciones de las empresas son uno de los elementos más importantes de cualquier compañía. Son sus partes del pastel, es decir, todas las porciones en las que se divide toda la tarta del capital social, y constituyen títulos de propiedad para los accionistas, que de esta manera se convierten en copropietarios de la empresa.

A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre las acciones de las empresas: qué son, cómo se dividen y cómo se invierte en ellas.

¿Qué son las acciones de una empresa?

Las acciones son partes alícuotas de una empresa. Es decir, son cada uno de los fragmentos en los que se divide el capital de una compañía. 

Por lo general, se asocia la acción a empresas cotizadas, aunque también se llaman así a las participaciones de cualquier sociedad anónima, cotice en bolsa o no.

Las acciones son titularidad de los accionistas, que son los propietarios de la empresa en el porcentaje que representa su participación sobre la totalidad de las acciones. Es decir, si por ejemplo un accionista es titular de 20 acciones sobre 100 que ha emitido una empresa, tiene la propiedad del 20% de la compañía.

La titularidad de estos títulos da al accionista una serie de derechos, como la posibilidad de participar en los beneficios de la empresa a través de los dividendos, derecho a voto en las juntas de accionistas, la posibilidad de exigir información sobre la situación de la empresa o vender las acciones al precio del mercado y obtener una ganancia (o pérdida) por ello, entre muchos otros.

¿Cómo se divide el número de acciones de una empresa?

El número de acciones de una empresa se determina en el momento de la constitución de la sociedad, dependiendo de las aportaciones de los socios y de cómo se quiera dividir el capital social. No obstante, a lo largo de toda su vida, la empresa puede realizar ampliaciones o disminuciones de capital que amplíen o reduzcan, respectivamente, el número de acciones de una empresa. También se pueden producir splits y contrasplits, que cambian el número de acciones, pero sin afectar a la capitalización de la empresa.

Todas las acciones de sociedades anónimas tienen un precio que, multiplicado por el número de acciones de la empresa constituyen el valor de su capital social, o capitalización bursátil si cotiza en bolsa. Matemáticamente:

Número de acciones = Capitalización de la sociedad / Precio de cada acción

El número de acciones es fijo, salvo que se produzcan cambios en el capital. Lo que varía es el precio de las acciones, que viene marcado por el mercado, ya que está sujeto a la ley de la oferta y la demanda. Si la demanda es elevada, el precio de la acción aumentará; si por el contrario, la oferta es muy amplia o la demanda muy reducida, presionará a la baja el precio de cotización. Evidentemente, cuando cambia el precio de la acción, también cambia la capitalización de la empresa en la misma proporción.

Tipos de acciones que pueden emitir las empresas

Existen distintos tipos de acciones, que se pueden clasificar atendiendo a múltiples criterios, como su estructura, su titular, si cotizan o no en bolsa… Algunas de ellas son:

  • Acciones ordinarias. Confieren a su titular el derecho a recibir los beneficios que distribuya la empresa, así como derechos de participación en la junta de accionistas, pudiendo opinar y votar en las mismas.
  • Acciones preferentes. Otorgan una serie de privilegios respecto a los accionistas ordinarios, como una mayor prioridad en el cobro de dividendos o en la liquidación en caso de quiebra. Aunque, por lo general, no confiere derecho de voto en las juntas.
  • Acciones nominativas. Se emiten a nombre de su titular y este será el único que podrá acceder a sus derechos y obligaciones, a diferencia de las acciones al portador.
  • Acciones convertibles. Estas tienen la capacidad de transformarse en otro tipo de activo financiero pasado un tiempo determinado. De esta forma, una acción puede pasar a ser un bono o una acción preferente puede convertirse en una ordinaria, por ejemplo.

¿Cómo comprar acciones de una empresa?

Comprar acciones de una empresa cotizada es muy sencillo. Tan solo necesitas tener cuenta en un bróker a través del cual puedas operar en bolsa, y así podrás comprar y vender acciones de compañías cotizadas en tiempo real según el precio de mercado vigente en ese momento.

También puedes comprar acciones de empresas a través de fondos de inversión y otros instrumentos que inviertan en las compañías en las que quieras invertir. En realidad, serás propietario de una o varias participaciones en el fondo de inversión, que a su vez tiene la propiedad de estas acciones. Es importante no confundir los conceptos, pues una participación hace referencia a un título de crédito, y no de propiedad. Con su compra prestamos capital a una empresa a cambio de una remuneración.

¿Necesitas ayuda? Blog En Naranja Oficinas y cajeros Preguntas Frecuentes Contáctanos Reclamación oficial Medidas Especiales Hipotecas: CBP RDL 6/2012 y CBP RDL 19/2022 Ciberseguridad Sobre ING Conócenos Hazte cliente Trabaja con nosotros Sala de prensa Accesibilidad Banca responsable Condiciones aplicadas Canal de denuncias Aplicaciones y redes sociales Síguenos en: Privacidad y cookies Info legal y anexos Mapa web Gobierno corporativo y política de remuneraciones