Amortizar hipoteca o invertir mis ahorros, ¿qué te recomendamos?
Si tienes una hipoteca y, en paralelo, eres de los afortunados que han conseguido ahorrar una cantidad importante de dinero o has recibido un dinero extra, puede que te estés preguntando qué es mejor para tu bolsillo: amortizar parte de la hipoteca, reduciendo así tus deudas, o mantener el dinero en algún producto financiero, consiguiendo una cierta rentabilidad y pudiendo disponer de él en cualquier momento.
La incertidumbre del entorno en el largo plazo
El entorno de tipos de interés afecta de forma directa a tus finanzas personales, tanto al dinero que debes como al que tienes ahorrado. Si tu hipoteca es a tipo fijo, sabes de antemano los intereses exactos que vas a pagar hasta el fin de esta. Si, por el contrario, es a tipo variable, como la mayoría de las hipotecas en España, los intereses irán cambiando en función de la evolución del euríbor. Cuanto más alto esté, más intereses pagarás en la cuota de tu hipoteca. Sin embargo, no es evidente predecir el valor del euríbor en el largo plazo, pues depende de los tipos oficiales fijados por el Banco Central Europeo y la situación de la economía. En un entorno de tipos bajos, las cuentas de ahorro y los depósitos suelen ofrecer rentabilidades muy bajas, de forma que la inversión se convierte en prácticamente la única opción para intentar conseguir rentabilidad. La parte positiva es que los intereses de la cuota de tu hipoteca variable también se mantendrán bajos. En cambio, un entorno de tipos altos suele favorecer el ahorro, ofreciendo más rentabilidad por tu dinero. Por contraparte, los intereses de la cuota de tu hipoteca variable crecerán.


La certidumbre de tus condiciones particulares Es importante tener en cuenta que sí hay algunos factores importantes que podemos conocer de antemano y pueden ayudarnos a tomar la mejor decisión: 1. Las condiciones de tu hipoteca: ¿Tienes comisión por amortización parcial o total? Aunque cada vez es menos frecuente, lo cierto es que sigue siendo una práctica habitual entre muchos bancos en España. No obstante, la nueva ley hipotecaria (vigente desde el 16 de junio de 2019) ha reducido drásticamente estas comisiones al establecer un máximo en función del tipo de hipoteca y del plazo. En el caso de las hipotecas variables, el límite es del 0,25 % del capital amortizado durante los tres primeros años y del 0,15 % entre el tercer y el quinto año. A partir del quinto año, los bancos no podrán cobrar comisiones por amortización. En cambio, para las hipotecas a tipo fijo, la comisión máxima será del 2 % del capital amortizado durante los primeros diez años y un 1,5 % a partir de ese momento. Estos límites, sin embargo, solo serán obligatorios en las hipotecas que se hayan firmado después de la entrada en vigor de la nueva normativa Otro factor clave es el precio o tipo de interés de tu hipoteca. Si firmaste en un buen momento, con precios bajos, puede ser preferible invertir los ahorros en un producto financiero rentable, ya que debería ser más factible obtener una rentabilidad mayor que los menores intereses que ahorrarías al amortizar hipoteca. Si, por el contrario, firmaste en un momento con precios altos, estás pagando mayores intereses, por lo que puede resultar más beneficioso amortizar hipoteca salvo que consigas un producto más rentable que el ahorro en intereses. Para este segundo caso, es bueno conocer también que la nueva ley hipotecaria facilita y abarata las subrogaciones o cambios de hipotecas de banco, por lo que también puede ser interesante buscar mejores condiciones de hipoteca en otra entidad. 2. Tiempo que queda para terminar de pagar la hipoteca: La gran mayoría de hipotecas en España siguen el sistema de amortización francés, por el cual los primeros años de la hipoteca se paga una proporción mucho mayor de intereses que de capital. Esta proporción se va balanceando año tras año, llegando a ser mayor la proporción de capital en los últimos años de la hipoteca. Como las amortizaciones son exclusivamente de capital y los intereses se calculan a partir del capital pendiente, cuanto antes amortices, menos intereses pagarás al final de la hipoteca. 3. Ventaja fiscal: Si la hipoteca es de tu vivienda habitual y firmaste con anterioridad a 2013, seguro que ya sabes que tienes una importante ventaja fiscal: tienes derecho a desgravarte hasta el 15 % de lo que hayas devuelto al banco, con un límite de 9.040 euros por cada año. Es decir, restar hasta 1.356 euros de la base imponible en el IRPF de cada año que estés pagando la hipoteca. Para alguien con una hipoteca a 30 años, amortizar los 9.040 euros cada año supondría un ahorro de 1.356 euros al año, 40.680 euros a lo largo de la vida de la hipoteca. 4. Disponibilidad del dinero: Si sospechas que necesitarás todo o parte del dinero ahorrado dentro de no mucho, parece lógico que lo mejor es no amortizar hipoteca y tener los ahorros disponibles. 5. Tranquilidad: Si eres de los que los evitan a toda costa estar endeudado, probablemente prefieras destinar todos tus ahorros a la amortización de la hipoteca. Además, siempre es recomendable mantener algo de ahorro disponible, un pequeño “colchón” que nos ayude a cubrir posibles imprevistos.
Cómo calcular si me interesa amortizar Una vez analizados los puntos anteriores, tenemos que sentarnos a entender nuestra situación. Imaginemos que tenemos una hipoteca en la que debemos 100.000 euros, con un tipo variable de euríbor + 1,2 %, y que nos quedan 20 años para terminar de pagar la hipoteca. Eso implica que ahora mismo estoy pagando un 3,2 % de intereses (el euríbor a mediados de septiembre de 2022 está en el 2 %) y podría llegar a pagar, si se cumplen las predicciones actuales de subida de tipos, alrededor de un 4 %. Además, durante estos años de tipos bajos hemos conseguido ahorrar 10.000 euros por encima del colchón de ahorros, que no vamos a necesitar en los próximos 3 años. Si amortizamos hipoteca (Banco de España pone a nuestra disposición un simulador de préstamo hipotecario con amortización anticipada aquí), y asumiendo que no tenemos que pagar comisión de amortización y que el euríbor permanece constante en el 2 % actual, nos ahorraremos entre 3.553 y 8.172 euros a lo largo de la hipoteca en función de si mantenemos plazo o cuota (mantener cuota, reduciendo el plazo, es siempre más beneficioso a largo plazo). Esto sería equivalente a un ahorro de entre 1,8 % y 4,1 % de los 10.000 euros. Ver versión accesible de la gráfica Gráfica - Gráfico de intereses y capital: El gráfico muestra cómo con el paso del tiempo, se pasa poco a poco de una cuota mensual en la que la mayoría son intereses, a una en la que la mayoría es capital y apenas se pagan intereses. - Gráficos de barras de amortización: El gráfico muestra una barra en la que se ven 100.000 euros pendientes de amortizar y los intereses correspondientes a la vida de la hipoteca, 35.519,37 euros. En otra barra se representa cómo quedaría la situación de esa hipoteca en caso de que se amorticen 10.000 euros reduciendo plazo, en donde el capital pendiente de amortizar pasa a ser 90.000 euros y los intereses pendientes 27.346,99 euros. En la última barra se ve la situación para el caso de que los 10.000 euros se dediquen a reducir cuotas, quedándose un capital pendiente de amortizar de 90.000 euros y unos intereses totales de 31.966,85 euros. Si optamos por mantenerlo en una cuenta de ahorro, asumiendo que los tipos de interés oficiales siguen la trayectoria esperada, lo más probable es que consigamos alrededor de un 1 % en el largo plazo (aunque es imposible saber cuánto pagaran las cuentas de ahorro y depósitos a tanto plazo). Sin embargo, con el efecto de la inflación, incluso si en el largo plazo vuelve al entorno del 2 %, estaremos perdiendo dinero. Por último, podemos optar por invertir el dinero. En el largo plazo la bolsa mundial (medida con el índice MSCI ACWI) ha tenido una rentabilidad anualizada del 6,1 %. No hay ninguna garantía de que esto se repita en el futuro, pero se ha mantenido relativamente estable con el paso del tiempo. Ahora bien, este retorno es una media, por el camino ha habido y habrá años buenos y años malos, pero en el largo plazo se suaviza la volatilidad que percibimos en el corto plazo. En resumen, será mejor invertir los ahorros en algún producto financiero siempre que la rentabilidad obtenida sea superior a los intereses que ahorrarías, para el mismo período de tiempo, por amortizar la hipoteca. O, dicho de otra forma, será mejor amortizar la hipoteca siempre que consigas ahorrar en intereses una cantidad mayor que la rentabilidad que obtendrías en cualquier producto financiero para dicho periodo.
También te puede interesar ¿Invertir cuando la bolsa cae? Cuando la bolsa cae nos surgen dudas sobre qué hacer con nuestras inversiones. Te contamos más. Saber más Invertir y ahorrar es más fácil con una estrategia Descubre soluciones a tu medida con las que podrías sacarle partido a tu dinero. Descubre las ventajas de Inversión NARANJA +
¿Necesitas ayuda? Blog En Naranja Oficinas y cajeros Preguntas Frecuentes Contáctanos Reclamación oficial Medidas Especiales Hipotecas: CBP RDL 6/2012 y CBP RDL 19/2022 Ciberseguridad Sobre ING Conócenos Hazte cliente Trabaja con nosotros Sala de prensa Accesibilidad Banca responsable Condiciones aplicadas Canal de denuncias Aplicaciones y redes sociales Síguenos en: Privacidad y cookies Info legal y anexos Mapa web Gobierno corporativo y política de remuneraciones