Las falsas creencias sobre la inversión que nos impiden dar el paso

Los españoles invertimos poco en comparación con la media europea. En general, cuando conseguimos ahorrar algo de dinero, lo destinamos a comprar una vivienda o lo dejamos en la cuenta. Así, tenemhttps://www.ing.es/cuenta-naranja/la-banca-ante-los-tipos-de-interes-bajosos más de 900 mil millones en efectivo y cuentas bancarias, lo que equivale a unos 52.000 euros por hogar. La mayoría de este dinero ha estado aparcado en los bancos bastantes años, sin generar apenas rentabilidad, porque los tipos de interés en las cuentas y depósitos son inferiores al 1 % desde 2014. Es más, hay dos factores que hacen que nuestro dinero valga cada vez menos: las comisiones y la inflación. Muchos bancos cobran comisiones por mantenimiento de cuenta, que además han aumentado en los últimos años por la difícil situación que genera el entorno de tipos al 0 % o incluso negativos. Además, tendemos a olvidarnos de la inflación que, aunque ha sido limitada los últimos años, no deja de reducir el poder de compra de nuestro dinero: si los precios suben y nuestro dinero no, cada vez podremos comprar menos con ese dinero. Un ahorrador que hubiera metido 10.000 euros en una cuenta hace 15 años habría perdido ya el 20 % del valor de ese dinero (es decir, en su cuenta seguiría viendo 10.000 euros pero el valor real sería de 8044 euros).

Invertimos menos que nuestros vecinos La inversión anual per cápita en nuestro país se sitúa en 642 euros por persona al año, menos de la mitad de los 1432 de la zona euro. Esto no sucede porque seamos más conservadores que en el resto de Europa (que no es el caso). Por un lado, se debe a la diferencia en el nivel de vida, y por otro, a la existencia de algunas falsas creencias acerca de la inversión, que nos paralizan.

Primera falsa creencia: nosotros no podemos invertir, hemos de dejar las decisiones en manos de un experto Nadie nos enseña a invertir en el colegio, ni en la universidad. La inversión se percibe como algo muy complejo, y por eso creemos que es necesario que alguien nos guíe (un familiar, un amigo, un asesor…) o directamente lo confiamos al gestor de un fondo de inversión, que elige en qué invertir en cada momento. Sin embargo, en el largo plazo eso no siempre funciona. En cualquier periodo de 10 años del pasado, más del 90 % de los gestores de fondos de bolsa mundial—esos expertos que saben hacerlo bien—han sido incapaces de hacerlo mejor que la media del mercado en el que invierten. Lo mismo pasa en España, donde en el período 2004-2019 el 88 % de los fondos no consiguió superar la rentabilidad del Ibex 35. Eso no significa que los gestores no sean expertos. Pero los movimientos de los mercados en el corto plazo son impredecibles (como hemos vuelto a comprobar en 2020), y las altas comisiones que cobran muchos de estos fondos disminuyen su rentabilidad.

Segunda falsa creencia: Para ganar dinero hay que saber cuándo comprar y cuándo vender Es cierto que, si tuviéramos esa información de antemano, todo sería mucho más fácil. Pero es imposible saber qué día se va a hundir el mercado, o qué día puede remontar con fuerza. Nadie lo sabe. Ni siquiera Warren Buffett, uno de los mejores inversores de la historia, que no cree “que pueda ganar dinero prediciendo lo que va a pasar la próxima semana o el próximo mes”, pero sí “prediciendo lo que pasará en los próximos 10 años”. Al intentar adivinar cuándo hay que comprar y vender corremos el riesgo de perdernos los días de mayores subidas y eso puede tener un fuerte impacto en nuestra rentabilidad final. Por ejemplo, alguien que invirtiera en bolsa mundial, habría tenido una rentabilidad media anual del 7,9 % en la última década (del 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de 2020), pero si se hubiese perdido los 20 mejores días, su rentabilidad media anual habría bajado al 0,8 %. Pulsa aquí para una versión accesible de la gráfica Pulsa aquí para una versión accesible de la gráfica

Una verdad a medias: invertir en bolsa tiene un riesgo muy alto de perder dinero Es cierto que la inversión en bolsa tiene riesgo, pero sólo en períodos temporales cortos y si no se diversifica suficiente. Si analizamos datos históricos, en periodos largos la probabilidad de sufrir pérdidas se reduce hasta convertirse en insignificante (el principal índice de bolsa mundial nunca ha sufrido pérdidas en un periodo de 13 años), mientras que la probabilidad de obtener la rentabilidad media a largo plazo (un 5,0 % anual en el caso de la bolsa mundial) se incrementa hasta acercarse al 100 %.

Pulsa aquí para una versión accesible de la gráfica

Otra forma de ver las cosas: invertir barato, diversificar y pensar a largo plazo Invertir puede ser más sencillo y seguro de lo que creemos si lo hacemos respetando cuatro principios: 1. Lo mejor es invertir para un periodo largo de tiempo , cuanto más mejor. A largo plazo la economía global siempre ha crecido, y los índices de bolsa replican ese movimiento, capturan ese crecimiento en la forma de beneficios. Unos años suben, y otros bajan, pero en el largo plazo la tendencia es hacia arriba. 2. No debemos intentar adivinar qué va a pasar, comprar o vender en función de noticias o rumores. A menudo hay bajadas, pero las subidas son más fuertes, y suelen ocurrir justo después de las caídas. Es imposible saber cuándo ocurrirán, y perdérselas tiene un impacto negativo enorme. Mejor no intentarlo. 3. Hay que diversificar, cuanto más mejor. Invertir en distintos productos, sectores o países. Así evitamos preocuparnos cuando le vaya mal a un país o sector en el que hemos invertido, porque siempre habrá otra parte de nuestra inversión a la que le irá bien. 4. Por último, es clave hacerlo de forma barata, con bajas comisiones y evitando el gasto que supondrían compras y ventas continuas. La gestión pasiva puede ayudar para invertir con varios de estos criterios. Sirve para invertir de forma barata (no necesita expertos) y para diversificar mucho sin complicarse, ya que consiste en comprar acciones de todas las empresas de un país, o de un índice, en bloque (es decir, sin comprar una a una).
¿Necesitas ayuda? Blog En Naranja Oficinas y cajeros Preguntas Frecuentes Contáctanos Reclamación oficial Medidas Especiales Hipotecas: CBP RDL 6/2012 y CBP RDL 19/2022 Ciberseguridad Sobre ING Conócenos Hazte cliente Trabaja con nosotros Sala de prensa Accesibilidad Banca responsable Condiciones aplicadas Canal de denuncias Aplicaciones y redes sociales Síguenos en: Privacidad y cookies Info legal y anexos Mapa web Gobierno corporativo y política de remuneraciones