En qué consite la ventaja fiscal y cómo cambia a partir de 2021

A partir de 2021 ha cambiado la regulación de los planes de pensiones y eso tiene un efecto importante en cómo planificar nuestra jubilación.

Uno de los grandes atractivos de invertir en planes de pensiones es la desgravación fiscal. Consiste en que ese dinero que aportas al plan de pensiones se resta de la base de ingresos sobre los que se calcula el IRPF. Dicho de otro modo: la parte que aportabas no pagaba impuestos. Hasta ahora el límite máximo era de 8000 €, es decir, cada año se podía invertir 8000 € en planes de pensiones, y el dinero invertido podías desgravártelo. Además, esa aportación al plan podía venir directamente de ti, pero también de tu empresa, siempre que la suma de todo no superara los 8000 € al año.

A partir de este año el límite máximo pasa a ser de 10.000 €, pero con una diferencia importante: el máximo de contribución que podemos hacer por nuestra cuenta (al plan de pensiones individual) es de 2000 €, mientras que se abre la opción a que las empresas contribuyan al plan de sus trabajadores (plan de pensiones de empleo) hasta 8000 € al año. No parece probable que las empresas aumenten sus gastos de forma voluntaria para empezar a contribuir a estos planes.
Entonces ¿siguen siendo atractivos los planes de pensiones? El cambio afecta sustancialmente a la cantidad que vamos a poder tener ahorrada en un plan cuando nos jubilemos. Si hasta ahora podíamos pensar, con un límite de 8000 €, en haber aportado a lo largo de la vida laboral un máximo de 344.000 € (si hubiera metido el máximo entre los 25 y los 67 años), ahora el máximo se reduce a 86.000 €.

Lo que no ha cambiado es la ventaja fiscal: el dinero que destinemos a un plan de pensiones hará que paguemos menos impuestos al hacer la declaración de la renta. La reducción a 2000 € va a hacer que se note menos, pero mientras siga existiendo ventaja fiscal, el producto sigue siendo atractivo.
Y ¿qué pasa al recuperar el dinero? Aunque durante unos años habremos pagado menos impuestos, cuando llegue la jubilación, el dinero ahorrado inicialmente y los beneficios que hayamos conseguido con el plan, sí que tendrán que pagar impuestos. Esta es la razón por la que algunas personas piensan que no merece la pena invertir en planes de pensiones, porque al final Hacienda reclama los impuestos de todos esos años.

La forma de solucionarlo es fácil: en vez de recuperar todo el dinero de golpe, que haría que pagáramos muchos impuestos (el dinero rescatado de los planes de pensiones se considera renta del trabajo), se debe recuperar poco a poco, de forma que no aumente el porcentaje de impuestos que pagamos.

De esta forma, si con 25 años empezamos a invertir 2000 € cada año en un plan de pensiones, que genere (por ejemplo) un 4 % de rentabilidad, al llegar a los 67 años habríamos invertido 86.000 €, pero tendríamos 220.025 € gracias al efecto de la rentabilidad en el largo plazo.

Pulsa aquí para una versión accesible de la gráfica El gráfico muestra la evolución del patrimonio en el caso de aportar dos mil euros al año. Comienza con una primera aportación a los 25 años, a la que cada año se añaden la rentabilidad del patrimonio que había en el año precedente y otros dos mil euros. De esta forma, se llega a los 67 años con un total de 86.000 euros aportados, que han generado una rentabilidad acumulada de 134.025 euros. El patrimonio final, por lo tanto, asciende a la suma de ambas cifras, 220.025 euros.

Teniendo en cuenta que la pensión media en España es de 13.250 € netos (16.616 € brutos), la pensión mensual (14 pagas) media neta se queda en 946 €. Si quisiéramos recibir al mes 1500 € netos, por ejemplo, habría que sacar al año 10.764 € brutos del plan. En este supuesto pagaríamos 3365 € de impuestos por la pensión de jubilación y 3014 € por el importe rescatado del plan, un total de 6380 €.

Como el resto del plan seguiría invertido, podríamos seguir sacando la misma cantidad de dinero cada año hasta que el plan se quedara sin dinero, que sería cuando tuviéramos 106 años. Y gracias a mantenerlo invertido entre los 67 y los 106 años, la rentabilidad generada por el plan habría añadido otros 203.395 €. Así, las contribuciones totales al plan habrían sido de 86.000 euros, la rentabilidad total ascendería a 337.420 €, y los impuestos pagados por rescatar el plan durante el período entre los 65 y los 106 años serían de 118.425 €. En total, podríamos disfrutar de 304.995 € (sumando las aportaciones y la rentabilidad y restando los impuestos).



Pulsa aquí para una versión accesible de la gráfica El gráfico muestra la evolución del patrimonio que mostraba el gráfico anterior hasta los 67 años y, a partir de ahí, el efecto que tiene extraer el dinero poco a poco, 10.764 euros cada año. Al mantener el dinero invertido un año después de la jubilación, se genera una rentabilidad extra de 8370 euros, que reduce el impacto de extraer los 10.764 euros. Así, año a año, se siguen sacando 10.764 euros cada año (7750 euros después de impuestos), pero también se genera nueva rentabilidad por el dinero que queda invertido, lo que permite llegar hasta los 106 años, momento en que se acabaría el dinero. En total, esto supone disfrutar, gracias al plan de pensiones, de 304.995 euros durante la jubilación, repartidos en 39 años. La rentabilidad extra generada por dejarlo invertido (203.395 euros) alarga el tiempo de recibir rentas en 19 años (puesto que si dejara de generar rentabilidad al cumplir 67 años, y se extrajeran 10.764 euros al año, el patrimonio se agotaría al cumplir 87 años).

Sin embargo, si rescatáramos de golpe todo el plan al llegar a los 67 años, habría que sumar a la pensión bruta de ese año (16.616 €) lo recibido por el plan (220.025 €), y tributaríamos por ese total (236.641 €), según los tramos del IRPF:


Pulsa aquí para una versión accesible de la gráfica La tabla muestra los tramos de impuestos que se aplican en el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas). Así, entre 0 y 12.450 euros, se aplica un tipo impositivo del 19 %, lo que significa que por los primeros 12.450 euros ingresados ese año pagaríamos 2366 euros. Entre 12.450 y 20.200 euros se aplica un tipo del 24 %, como consecuencia habría que pagar 1860 euros. Entre 20.200 y 35.200 euros el tipo a aplicar es del 30 %, lo que implica que hay que pagar 4500 euros. Entre 35.200 y 60.000 euros el tipo asciende hasta el 37 %, teniendo que pagar otros 9176 euros. Finalmente el último tramo que tenemos que utilizar es el que abarca entre 60.000 y 300.000 euros, que sufre un tipo del 45 %. El dinero total ingresado en el supuesto de rescatar todo el plan de golpe, que se compone de la pensión pública y del dinero rescatado del plan de pensiones, asciende a 236.641 euros, por lo que en este último se aplicará el 45 % a 176.641 euros, debiendo pagar la cantidad de 79.488 euros. Si sumamos lo que se tiene que pagar por los distintos tramos, llegamos a la cifra final de impuestos, 97.390 euros.

Es decir, al rescatar el plan, las contribuciones totales habrían sido de 86.000 €, la rentabilidad total ascendería a 134.025 € y los impuestos pagados a 97.390 €. Podríamos disfrutar, por lo tanto, de 126.000 € (sumando las aportaciones y la rentabilidad y restando los impuestos), alrededor de la mitad que con el método anterior de rescate gradual.


Pulsa aquí para una versión accesible de la gráfica El gráfico muestra la evolución del patrimonio que mostraba el primer gráfico hasta los 67 años y la consecuencia de extraer todo el dinero de golpe. Si sacamos los 220.025 euros de una sola vez, obtendríamos 126.000 euros después de impuestos, porque al sacar todo de golpe, la renta bruta de ese año, junto con la pensión pública, llega a 236.641 euros. Como tendríamos que pagar impuestos por toda la cantidad, sólo disfrutaríamos de 126.000 euros a partir del momento de jubilación.

La otra vía para obtener rentabilidad: las comisiones Las comisiones son el gran desconocido. El 68 % de los que buscan hacer crecer su dinero con un plan de pensiones no saben que todos los planes tienen comisiones. La diferencia es que, en vez de cobrarlas en la cuenta, se cobran directamente al plan, de forma que disminuye ligeramente su valor, pero apenas se percibe. La mejor forma de saber cuántas comisiones cobra un plan de pensiones es ver el “Informe anual”, donde tienen que informar de las comisiones que han cobrado a lo largo del año.

Las diferencias son sustanciales. Volviendo al ejemplo previo, podríamos asumir que el 4 % de rentabilidad lo ofrece un plan con un 1 % de comisiones. Si el plan pasara a cobrar un 1,5 % de comisiones, al llegar a los 65, en vez de 220.025 €, tendría 191.759 €, una diferencia de 28.000 €. Las comisiones en el largo plazo son claves.
¿Y si quiero invertir más dinero para la jubilación? La alternativa más cercana son los fondos de inversión, que es una forma muy parecida de invertir a largo plazo, que no tienen las mismas ventajas fiscales, pero permiten invertir poco a poco y aumentar el patrimonio a largo plazo, sobre todo si se invierte de forma muy diversificada, con bajas comisiones, y no se pretende adivinar el momento de comprar y vender, sino que se mantiene o se aumenta poco a poco la inversión. Además, en caso de emergencia, el dinero está disponible en unos días, por lo que son un buen complemento a los planes de pensiones pensando en la jubilación.
También te puede interesar Desmontando las falsas creencias sobre los planes de pensiones La forma más evidente de preparase para la jubilación son los planes de pensiones, sin embargo, hay cuatro grandes pegas que se oyen con frecuencia.
Saber más
Invertir y ahorrar es más fácil con una estrategia Descubre soluciones a tu medida con las que podrías sacarle partido a tu dinero.



Descubre las ventajas de Inversión NARANJA +
¿Necesitas ayuda? Blog En Naranja Oficinas y cajeros Preguntas Frecuentes Contáctanos Reclamación oficial Medidas Especiales Hipotecas: CBP RDL 6/2012 y CBP RDL 19/2022 Ciberseguridad Sobre ING Conócenos Hazte cliente Trabaja con nosotros Sala de prensa Accesibilidad Banca responsable Condiciones aplicadas Canal de denuncias Aplicaciones y redes sociales Síguenos en: Privacidad y cookies Info legal y anexos Mapa web Gobierno corporativo y política de remuneraciones