Logotipo de ING

Ganar más invirtiendo con ING es así de sencillo

Guía del Inversor de ING DIRECT [Vídeo, pantalla completa]
Descubre las reglas básicas para poder tomar tus propias decisiones de inversión.

Un fondo está formado por inversores que ponen en común su dinero para que un grupo de profesionales lo invierta en una cartera de diferentes activos, como acciones, bonos… De esta forma, con los Fondos NARANJA puedes invertir en productos financieros desde cualquier cantidad, por pequeña que sea y podrás conseguir un extra de rentabilidad para tus ahorros.

· Te ofrecen total disponibilidad. No existen plazos, puedes disponer de todo tu dinero, o de parte de él, en cualquier momento, sin ninguna penalización ni comisión de reembolso.

· No es necesaria una gran inversión. Puedes invertir cualquier cantidad por pequeña que sea y beneficiarte de las mismas condiciones que los inversores de gran tamaño.

· Tú decides el nivel de riesgo deseas asumir. En función de él, encontrarás el Fondo NARANJA que más te interese, buscando siempre la mejor combinación entre rentabilidad y riesgo.

· Tienen una atractiva fiscalidad. Aunque el fondo acumule ganancias, solo pagarás impuestos en el momento en el que decidas recuperar tu dinero. Así, esa parte de las ganancias sigue rentando.

Los fondos de inversión no tienen un tipo de interés fijo pero, aunque rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, es útil ver cómo se han comportado los Fondos NARANJA en términos de rentabilidad en los últimos años:

  • Fondos NARANJA Perfil

    Te ofrecen diferentes opciones para que elijas la mejor combinación entre rentabilidad y riesgo en función del tipo de inversor que eres.

    - Fondo NARANJA Conservador
    - Fondo NARANJA Moderado
    - Fondo NARANJA Dinámico

  • Fondos NARANJA Renta Variable

    Son la mejor opción para aprovechar el potencial de rentabilidad de la bolsa a largo plazo.

    - Fondo NARANJA Ibex 35
    - Fondo NARANJA Euro Stoxx 50
    - Fondo NARANJA Standard & Poor’s 500

  • Fondo NARANJA de Renta Fija.

    Consigue interesantes beneficios con un bajo nivel de riesgo.

    - Fondo NARANJA Renta Fija

La entidad gestora utiliza el capital reunido en el fondo de inversión para comprar a su vez diferentes activos, como acciones, bonos, etc. Al conjunto de todos estos activos se le denomina Patrimonio del Fondo.

Al invertir en un fondo de inversión, lo que realmente haces es comprar una parte de su patrimonio, es decir, una participación. Al precio de cada participación se le llama valor liquidativo, que se calcula dividiendo el patrimonio total del fondo entre el número de partícipes en circulación en cada momento.

Cada vez que un inversor aporta dinero al fondo, la gestora crea nuevas participaciones y se las entrega al inversor. Cuando alguien decide retirar su inversión, la gestora entrega el dinero correspondiente a cambio de sus participaciones, que desaparecen en ese mismo momento. Por tanto, el número de participaciones cambia continuamente, aumentando o disminuyendo cada vez que alguien aporta o retira dinero.

Cada tipo de fondo se distingue por su política de inversión en cada clase de activos financieros: renta fija o variable, valores españoles o extranjeros, etc.

Según su forma de invertir, los fondos se clasifican en:

· Fondos Monetarios: se componen de activos de renta fija de corto plazo cuya duración media ha de ser inferior a 6 meses, tales como Letras del Tesoro o pagarés de empresa.

· Fondos de Renta Fija: invierten el 100% de su cartera en títulos de renta fija a corto, medio y largo plazo.

· Fondos de Renta Variable: invierten más de un 75% de su cartera en renta variable.

· Fondos Mixtos: en este grupo se encuentran los fondos de renta fija mixta, con  una inversión en renta variable inferior al 30%, y los fondos de renta variable mixta, con una inversión en renta variable entre un 30% y un 70%.

· Fondos Garantizados: utilizan instrumentos financieros de cobertura de riesgos de forma que el partícipe no asume ninguno, pues el plazo, el capital y la rentabilidad están asegurados.

· Fondos de Gestión Pasiva: su política de inversión consiste en replicar o reproducir un índice bursátil o financiero.

· Fondos de Retorno Absoluto: persiguen un objetivo de rentabilidad y riesgo de forma periódica, pero no están garantizados.

· Fondos Globales: su política no encaja en ninguna de las categorías anteriores.

Los fondos de inversión tienen varias ventajas frente a otras alternativas de ahorro:

· Están gestionados por profesionales, que seleccionan permanentemente los activos que forman parte de la cartera del fondo.

· Tienen elevada liquidez, ya que se pueden realizar suscripciones y reembolsos en todo momento.

· Sus inversiones están diversificadas, reduciendo el riesgo.

· Su tratamiento fiscal es muy favorable. Aunque el fondo acumule beneficios, sólo pagarás impuestos en el momento en el que decidas retirar tu dinero. De esta forma, la parte de ganancias también te seguirá rentando.

· Se puede invertir a partir de importes muy reducidos, permitiendo al pequeño inversor beneficiarse de las mismas condiciones con las que operan inversores institucionales de gran tamaño.

Diversificar hace que el riesgo disminuya. Repartiendo el capital entre distintas clases de valores, una posible pérdida en uno de ellos podría compensarse con ganancias en el resto. Para conseguirlo puedes combinar los Fondos NARANJA de la manera que mejor se ajuste a tus necesidades.

Al existir una gran variedad de fondos de inversión, a la hora de elegirlos hay que tener en cuenta varios factores que determinarán tu perfil de inversor. Los más importantes son: tus conocimientos sobre finanzas, la rentabilidad que esperas obtener, el riesgo que se deseas asumir, el horizonte temporal de tu inversión y tus necesidades de disponibilidad o liquidez.

A la hora de elegir un fondo tendrás que tener en cuenta distintos factores:

· Sus comisiones: cuantas menos comisiones pagues, más rentabilidad obtendrás. Por eso los Fondos NARANJA tienen unas comisiones muy competitivas.

· Sus características: la vocación del fondo, es decir, el tipo de activos en los que invierte (renta fija o variable, nacional o internacional...), las comisiones del fondo (gestión, depósito, suscripción y reembolso), así como las condiciones de liquidez.

· Las perspectivas del fondo: las condiciones del mercado en el que invierte.

· Evolución histórica del fondo: para poder valorar la gestión del fondo es importante analizar su rentabilidad a medio-largo plazo. Si comparamos estas rentabilidades con las de otros fondos de la misma familia y para el mismo periodo de tiempo, obtendremos una información completa sobre la gestión.

Las comisiones de los fondos se descuentan directamente del valor liquidativo. Por ejemplo, si inviertes 1.000€ en tu Fondo de Inversión y este te ha reportado al año un 5% de rentabilidad total, con un 0,85% de comisión, el capital final que obtendrás será:

1.000€  x (5%-0,85%) = 1.041,50€

La regla es sencilla: cuantas menos comisiones pagues, más rentabilidad conseguirás con tus fondos. Por eso los Fondos NARANJA tienen unas comisiones muy competitivas, entre un 51% y 65% menos que los máximos legales permitidos.

Podrás disponer de todo tu dinero, o de parte de él, en cualquier momento sin ninguna penalización. Solo tendrás que ordenar una retirada parcial o total del dinero de tu Fondo NARANJA y en 48-72 horas lo tendrás disponible.

Ambos son instrumentos de inversión muy parecidos y funcionan de la misma manera. Por ejemplo, el Plan de Pensiones Ibex 35 y el Fondo Ibex 35 invierten en las empresas que cotizan en el Ibex 35 y en la misma proporción que el índice. Por tanto, la rentabilidad del Fondo y el Plan Ibex 35 será la misma.

Sin embargo, hay diferencias importantes entre el fondo y el plan, ya que las aportaciones a los planes de pensiones pueden desgravar de la declaración de la renta, mientras que las que se hacen a los fondos de inversión no. Por otro lado, el capital invertido en fondos está disponible en todo momento, mientras que el capital invertido en planes de pensiones sólo estará disponible a partir del momento de la jubilación, con algunas excepciones.

Una de las ventajas de los fondos de inversión es su atractiva fiscalidad:

· Solo tributarás a Hacienda cuando decidas rembolsar tus fondos de inversión. Hasta ese momento, y aunque hayas acumulado ganancias, no tendrás que pagar por ellas el IRPF. A diferencia de las cuentas remuneradas y de los depósitos, la rentabilidad obtenida se incluye íntegramente (sin descontar impuestos) en el valor de tu inversión, lo que permitirá que esa parte también siga rentando hasta el momento en que decidas reembolsar tu inversión.

· Puedes traspasar tu dinero libremente de un fondo a otro, de forma parcial o total sin tener que tributar por las ganancias generadas y sin ninguna comisión.

· Si finalmente decides reembolsar tus participaciones en un fondo, deberás tener en cuenta que las rentas generadas se consideran ganancias o pérdidas patrimoniales y por este motivo:

a) Si tu fondo ha generado pérdidas, éstas se pueden compensar con posibles ganancias producidas en otras inversiones, tributando únicamente por la ganancia global obtenida en todas ellas.

b) Si tu fondo ha generado ganancias, el tipo al que tributan depende de su importe, independientemente del plazo que hayas mantenido tu inversión.

El tipo al que tributan las plusvalías obtenidas es progresivo y depende de su importe, con independencia del plazo que se haya mantenido la inversión:

· Plusvalías generadas en 2015:
19,5% sobre los primeros 6.000€
21,5% entre 6.000,01€ y 50.000€
23,5% sobre el exceso a partir de 50.000€

· Plusvalías generadas a partir del 2016:
19% sobre los primeros 6.000€
21% entre 6.000,01€ y 50.000€
23% sobre el exceso a partir de 50.000€

Durante el 2015 en el momento de la venta se practica una retención del 19,5% sobre las ganancias, que se ajustará cuando presente la Declaración de la Renta. A partir de 2016 se practicará una retención del 19%.

Sí, la liquidez es una de las grandes ventajas de los fondos de inversión. De acuerdo con la normativa legal, la retirada de un fondo se realizará como máximo en tres días hábiles desde la fecha valor aplicable a la solicitud. Sólo excepcionalmente podría tardar hasta cinco días hábiles.

Recuerda que en ING puedes disponer de todo o parte de tu dinero sin ningún tipo de coste o comisión de retirada.

Puedes invertir cualquier cantidad, desde un céntimo de euro.

Las comisiones dentro de un fondo son:

· Comisión de gestión: la remuneración que recibe la gestora por la gestión y administración del fondo.

· Comisión de depositaría: cubre los gastos de depósito y custodia de los títulos en los que invierte el fondo.

Estas comisiones se calculan diariamente y se incluyen en el valor liquidativo, por lo que no supondrán ningún desembolso para usted.

Otros gastos que debemos considerar a la hora de contratar un fondo son las comisiones de ingreso y retirada, que se cargan en la cuenta del titular y suponen una penalización a descontar de la rentabilidad obtenida por el fondo.

Los Fondos NARANJA de ING no tienen comisiones ni por ingreso ni por retirada, lo que significa más dinero para ti.

A través de los Fondos NARANJA se pueden realizar ingresos periódicos, lo cual implica las siguientes ventajas:

·Máxima flexibilidad porque puedes elegir cuánto quieres invertir cada mes, sin realizar un gran desembolso.

·Realizando suscripciones cada mes suavizarás los movimientos de subidas y bajadas del mercado, obteniendo así unos resultados más estables en el largo plazo.

· Invirtiendo poco a poco no tendrás que hacer grandes esfuerzos ni estar pendiente de hacer ingresos en tu fondo, aunque siempre que quieras podrás realizar aportaciones complementarias.

El patrimonio de los fondos de inversión es gestionado por un equipo de profesionales altamente cualificados que invierten en activos custodiados por una entidad depositaria, con una alta diversificación y cumpliendo los requisitos legales marcados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Puede contratarlos cualquier persona física, mayor de edad y residente en España. Es importante aclarar que los Fondos NARANJA no están dirigidos a ciudadanos estadounidenses o con residencia/domicilio en Estados Unidos, pudiendo ING adoptar las medidas que resulten necesarias para garantizar el cumplimiento con la normativa estadounidense, llegando incluso a la terminación del contrato.

Los fondos de inversión no tienen en ningún caso un tipo de interés fijo. La rentabilidad de un fondo dependerá únicamente de los activos en los que esté invertido el fondo (renta fija o renta variable), de la coyuntura de los mercados y del periodo que decida mantener la inversión.

Sí. Los fondos de inversión permiten entrar y salir a los partícipes y por ello, aunque la gestora compre activos de renta fija (por ejemplo, Bonos del Estado), no tiene necesariamente que mantenerlos hasta el vencimiento del fondo. La gestora va comprando y vendiendo en el mercado a otros inversores dispuestos a esperar para permitir la entrada y salida de partícipes.

El precio de los activos de renta fija variará en el mercado según su oferta y demanda. Por ejemplo, si hay muchos propietarios de bonos que quieren venderlos y hay pocos dispuestos a comprarlos, el precio de esos bonos bajará, independientemente de que cuando venzan puedan dar la rentabilidad prometida. La valoración del patrimonio del fondo se actualizará diariamente con el precio que tengan estos bonos en el mercado y podría darse, por tanto, el caso de que el valor del fondo disminuyera en algún periodo.

Los Fondos de Renta Variable ofrecen una rentabilidad acorde con la de la Bolsa. Estos fondos siguen la evolución del índice al que están referenciados, por lo que seguir su evolución es muy sencillo: según evolucione el índice así lo hará el fondo.

Un traspaso de fondos de inversión consiste en la retirada de un fondo y la aportación inmediata a otro, sin que las ganancias obtenidas tributen fiscalmente.

El traspaso puede ser por el total del capital o por el importe que se desee y realizarse entre fondos de la misma entidad o entre fondos de entidades diferentes. En cualquier caso, los traspasos entre fondos no tienen ningún tipo de coste fiscal.

Para que un traspaso entre fondos pueda llevarse a cabo, deben de cumplirse principalmente estos requisitos:

· La titularidad de las participaciones del Fondo de Origen y Fondo Destino del traspaso debe coincidir, así como el porcentaje de participación.

· El titular de las participaciones no puede ser una sociedad o persona jurídica ni una persona física sujeta al Impuesto sobre la Renta de No Residentes.

· Las participaciones del fondo origen no pueden estar pignoradas o sujetas a cualquier otra carga.

· Ninguno de los titulares del fondo origen debe haber fallecido.

Cuando se trata de un traspaso interno, es decir, entre Fondos NARANJA, simplemente debes indicarnos el fondo origen, el fondo de destino y el importe que desea traspasar.

En el caso de traspasos entre fondos de distintas gestoras (externos), deberás dirigirte a la entidad del fondo destino para solicitar el traspaso, es decir, a la entidad que te ofrece el fondo en el que estás interesado en invertir. Asimismo, la entidad de destino recabará tu autorización para solicitar en tu nombre el traspaso, así como la correspondiente información fiscal y financiera derivada del mismo. A partir de este momento, serán las entidades de destino y de origen las encargadas de comunicarse entre ellas para enviar y recibir el efectivo procedente del traspaso y la información financiera y fiscal del partícipe.

Una vez realizada la solicitud de traspaso en la entidad de destino, la entidad origen recibirá la petición electrónica al día siguiente y dispondrá de un día para proceder al rechazo de la solicitud de traspaso en caso de que existiera alguna razón que impidiera su ejecución.

Si el traspaso es admitido, en un plazo máximo de dos días hábiles desde la recepción de la solicitud de traspaso, la entidad de origen deberá proceder al reembolso aplicando el valor liquidativo de acuerdo con lo previsto en el reglamento y en el folleto del fondo de origen, y transmitiendo a la entidad de destino el importe correspondiente del traspaso.

De igual forma, la entidad de destino debe suscribir cuándo el dinero se hace efectivo en la cuenta del fondo de destino, aplicando el valor liquidativo de acuerdo con lo previsto en el reglamento y en el folleto del Fondo que se trate.

· Permiten realizar una inversión completamente flexible con las necesidades y expectativas que se tengan de los mercados en cada momento.

· Posponen la tributación de las ganancias o pérdidas patrimoniales al momento que le interese al partícipe.

· El aumento de competencia entre las entidades aporta una mejor calidad de servicio y producto.