Los beneficios de la inversión a largo plazo
¿Se puede invertir sin riesgo en la bolsa? Invertir en bolsa y conseguir beneficios es relativamente sencillo, si se cumplen ciertas condiciones. Lo que no es posible es invertir en bolsa sin asumir que existe cierto riesgo. Muchos ahorradores se acercan a la bolsa con la esperanza de invertir y que día a día, mes a mes, el dinero invertido vaya creciendo. Por ejemplo, les gustaría que, al invertir 10.000 € después de 20 años tuvieran la siguiente evolución. Ver versión accesible del gráfico Gráfico 1 10.000 euros van creciendo continuamente a un ritmo de 5% anual durante veinte años hasta llegar a 26.500 euros. Pero esto, no suele ocurrir así. Lo normal es que el valor de la rentabilidad se mueva hacia arriba y hacia abajo. Lo que hace que, tras veinte años de inversión, la evolución de los ahorros sea más o menos así:
Ver versión accesible del gráfico Gráfico 2 10.000 euros se convierten en 20.000€ tras seis años. En los próximos dos años su valor cae hasta 4.000 euros. Diez años después su valor sube hasta 37.000 euros. Y dos años después, en el año veinte, su valor baja hasta los 26.500 euros. En los dos ejemplos vemos que, al final del periodo se consigue la misma cantidad de dinero, pero en el segundo caso, aunque también sea una simulación, se acerca más a lo que la historia nos ha enseñado. Esta foto suele generar más inquietud ya que, hay días que pueden suponer pérdidas y otros que pueden suponer ganancias. Cuanto más movimiento vemos en una gráfica, se podría decir que tiene más riesgo o volatilidad. Ahora bien, ¿Podríamos reducir el riesgo o volatilidad de una inversión? Y en caso afirmativo, ¿cómo se haría? La respuesta es que sí y la forma de hacerlo es sencilla: dejando muchos años el dinero invertido.
En la siguiente gráfica podemos ver las rentabilidades que ha ofrecido la bolsa mundial desde 1987 hasta 2022 durante distintos periodos de tiempo. En el eje horizontal vemos todos los periodos de inversión agrupados por plazos de tiempo: la primera barra agrupa todos los periodos de 12 meses que ha habido estos años, (desde enero de 1987 a enero de 1988, de febrero 1987 a febrero 1988, etc, más de 300 periodos), la segunda barra agrupa todos los periodos de 24 meses que ha habido en esos 35 años; y así sucesivamente con el resto de plazos que representan las barras. La parte más alta de la barra indica la máxima rentabilidad anualizada que hubo en ese plazo, es decir, el mejor periodo de 12 meses (o de 24, 36, etc.), y la más baja, la mínima rentabilidad anualizada conseguida. Los puntos marcan la rentabilidad media anualizada que se ha conseguido en dicho periodo.

Ver versión accesible del gráfico Gráfico 3 La máxima rentabilidad anualizada que ha habido en un año cualquiera de la bolsa mundial ha sido de 74,2%. La mínima de -52,2%. Y la media de 7,1%. La máxima rentabilidad anualizada que ha habido en dos años cualesquiera de la bolsa mundial ha sido de 41,0%. La mínima de -31,4%. Y la media de 6,0%. La máxima rentabilidad anualizada que ha habido en cinco años cualesquiera de la bolsa mundial ha sido de 19,8%. La mínima de -7,8%. Y la media de 5,5%. La máxima rentabilidad anualizada que ha habido en diez años cualesquiera de la bolsa mundial ha sido de 11,6%. La mínima de -4,8%. Y la media de 5,0%. La máxima rentabilidad anualizada que ha habido en trece años cualesquiera de la bolsa mundial ha sido de 11,2%. La mínima de -0,5%. Y la media de 4,4%. La máxima rentabilidad anualizada que ha habido en quince años cualesquiera de la bolsa mundial ha sido de 8,7%. La mínima de 0,7%. Y la media de 4,4%. La máxima rentabilidad anualizada que ha habido en veinte años cualesquiera de la bolsa mundial ha sido de 7,2%. La mínima de 0,5%. Y la media de 4,3%. La máxima rentabilidad anualizada que ha habido en veinticinco años cualesquiera de la bolsa mundial ha sido de 6,1%. La mínima de 3,6%. Y la media de 5,1%. La máxima rentabilidad anualizada que ha habido en treinta años cualesquiera de la bolsa mundial ha sido de 6,3%. La mínima de 4,0%. Y la media de 5,3%. A un año la máxima rentabilidad que se ha podido conseguir es de 74,2 %—es decir, el mejor periodo de 12 meses que se ha vivido en los últimos 35 años tuvo una rentabilidad del 74,2 %—mientras que la mayor pérdida ha podido ser de hasta 52,2 % pero, en el promedio de los treinta y cinco años que van desde 1987 hasta 2022, la bolsa mundial ha ofrecido de media un 7,1 %. Además, como se ve, conforme pasa el tiempo, el rango entre la máxima rentabilidad y la mínima rentabilidad se va haciendo cada vez más pequeño hasta que al llegar a 15 años la rentabilidad mínima es de 0,7 % anualizado. ¡Eso quiere decir que en 15 años de la bolsa mundial nunca nadie ha perdido dinero! Si nos vamos hasta 30 años tenemos que lo mínimo que hemos podido obtener es un 4,0 % anualizado por nuestro dinero, aunque en promedio, lo más probable es que hubiéramos conseguido un 5,3 % cada año. Es decir, el inversor más desafortunado, que invirtió en el peor momento posible de los últimos 35 años, pero que mantuvo su inversión durante quince años, obtuvo una rentabilidad del 4 % anual. El resumen es que cuanto más tiempo tengamos el dinero invertido, menos riesgo se prevé que tengamos. Seguirá habiendo subidas y bajadas como es natural. Lograr una línea recta de rentabilidad es casi imposible, pero si dejamos nuestra inversión el tiempo suficiente, la historia nos dice que podemos estar tranquilos.
Si has llegado hasta aquí, seguro que también te interesa: ¿Invertir cuando la bolsa cae? Con las caídas en bolsa aparecen dos factores positivos para los inversores, por una parte existe la posibilidad de una fuerte subida y por otro lado la opción de comprar más “barato” Saber más Invertir y ahorrar es más fácil con una estrategia Descubre soluciones a tu medida con las que podrías sacarle partido a tu dinero. Descubre las ventajas de Inversión NARANJA +