¿Qué son las EPSVs?
Cuando llega el momento de la jubilación, a todos nos gustaría poder seguir llevando el mismo estilo de vida que tenemos cuando estamos en activo. La pensión pública, por la que se cotiza a lo largo de la vida laboral, tiene esa misión, sin embargo, cada vez se hace más necesario tener otros productos que aumenten los ingresos en la jubilación por si la pensión no es suficiente. Las EPSVs son una alternativa para ahorrar de cara a la jubilación.
¿Qué es una EPSV o Entidad de Previsión Social Voluntaria? Una EPSV o Entidad de Previsión Social Voluntaria es una entidad sin ánimo de lucro cuya finalidad es ser un complemento a la pensión pública de la Seguridad Social, únicamente en el País Vasco. Su funcionamiento y regulación corresponde al gobierno vasco. Además de la jubilación, las EPSVs también cubren otras contingencias como invalidez, desempleo, enfermedad grave o fallecimiento. Existen varios tipos: EPSV de empleo, aquellas que las empresas proporcionan en exclusividad a sus trabajadores. Individuales, promovidas por entidades financieras y aseguradoras. Asociadas, creadas por agrupaciones y asociaciones.
¿Cuáles son las ventajas de las EPSVs? Las EPSVs son un producto de ahorro a largo plazo cuyo capital está destinado a servir de complemento a la jubilación. Una de sus ventajas es que consigues aumentar tus ingresos en la jubilación para poder mantener la calidad de vida que tienes durante la etapa laboral, cuando los ingresos son más elevados. Otra de las principales ventajas es que con una EPSV todos los años te puedes deducir fiscalmente la cantidad aportada hasta un máximo de 5000 €. Puedes desgravar en la declaración de la renta el dinero que inviertas, restándolo de los ingresos salariales.
¿Cuál es la diferencia entre una EPSV y un plan de pensiones? El funcionamiento de una EPSV es muy similar a un plan de pensiones pero existen pequeñas diferencias. En primer lugar, una EPSV solo pueden contratarla las personas que tengan su residencia en el País Vasco, mientras que los planes de pensiones no tienen un límite geográfico. Además, tienen órganos reguladores diferentes, en las EPSVs el gobierno vasco y en los planes de pensiones la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones del Estado. El límite de aportación anual también es distinto. En los planes de pensiones desde este año se ha bajado a 2000 € la aportación máxima anual, que es también el máximo que se puede deducir anualmente, mientras que en las EPSVs no hay máximo para aportar anualmente, pero sí que hay un máximo anual de deducción que es 5000 €. Por último, en el momento del rescate también hay diferencias. Las EPSVs pueden rescatarse total o parcialmente después de 10 años desde la primera aportación, aunque no ocurra ninguna de las contingencias cubiertas. Los planes de pensiones también se pueden rescatar a los 10 años, pero a partir de 2025, tras la modificación que se introdujoen su regulación en 2015. Sin embargo, las EPSVs y los planes de pensiones coinciden en la forma de rescate y en las contingencias especiales por las que se pueden rescatar antes de la jubilación (incapacidad, enfermedad grave, desempleo o muerte del partícipe).
¿Por qué es importante ahorrar de forma privada para garantizar una buena jubilación? Es importante porque las últimas reformas de las pensiones de la Seguridad Social van en la línea de disminuir su cuantía y también su revalorización. Por tanto, es necesario contar con herramientas de ahorro privado a largo plazo para complementar la pensión pública y poder seguir manteniendo el mismo nivel de vida que cuando estamos en activo.
¿Cuándo contratar una EPSV? Como en cualquier producto de ahorro para la jubilación, es conveniente empezar a invertir cuanto antes en una EPSV. Se recomienda hacerlo cuando se inicia la actividad laboral y, sobre todo, hacer aportaciones periódicas a lo largo del año para disciplinar el ahorro. Además, cuantos más años quedan para la jubilación se puede hacer a través de aportaciones más pequeñas y a medida que se acerca ese momento, se puede ir incrementado el importe de las aportaciones.
Mitos y falsas creencias de las EPSVs Las falsas creencias sobre las EPSVs son las mismas que en los planes de pensiones. Soy demasiado joven para una EPSV: El tiempo juega a favor de los productos de ahorro para la jubilación, por lo que cuanto antes se contrata una EPSV mayor será el retorno. La liquidez del producto: Aunque está pensado para la jubilación se puede recuperar antes por incapacidad laboral, fallecimiento, gran dependencia, enfermedad grave y desempleo de larga duración y a los 10 años desde la primera aportación. El rescate del producto: Si lo rescatas en forma de capital, el saldo acumulado en una EPSV tiene una exención de tributación del 40 % hasta un límite de 300.000 € al año. No obstante, como la finalidad de la EPSV es servir de complemento a la pensión pública si lo rescatas en forma de renta todos los meses el impacto fiscal es más atenuado porque el tipo impositivo de tributación no sube. En resumen, las EPSVs son un instrumento de ahorro que tiene el objetivo de incrementar los ingresos en la jubilación, como complemento de la pensión pública, para mantener un buen nivel de vida.