¿Cómo aumentar la seguridad de mi móvil? Los mejores consejos
La ciberseguridad es un problema que nos atañe a todos, por lo que hay que prestar especial atención a un artículo que nos acompaña a todos en nuestra vida cotidiana: el teléfono móvil. Los smartphones son puertas abiertas al malware y a prácticamente todas las formas de fraude online; en consecuencia, es importantísimo conocer las posibles amenazas y proteger nuestro dispositivo y a nosotros mismos.
¿Por qué es importante aumentar la seguridad de tu móvil? Los teléfonos móviles son ya una de las principales vías de entrada para el malware -programas maliciosos para robar información personal- y el ransomware -técnicas de chantaje y extorsión online-.
En 2021, la compañía de seguridad informática Kaspersky detectó 3.464.756 paquetes de instaladores maliciosos para móviles, de los que casi el 81% era malware. Asimismo, fueron registrados cerca de 100.000 ataques con ‘troyanos’ que buscaban sustraer la información bancaria de las víctimas.
Se están haciendo progresos, pero las cifras son mareantes y el frenesí en la creación de nuevas formas de asalto es cada vez mayor. En última instancia, es el usuario el principal responsable de la protección de su dispositivo, lo que exige responsabilidad y prudencia en el uso del mismo.
Consejos para mejorar la seguridad en tu móvil
Los números no mienten: cada uno de nosotros es una presa potencial para estafas, ciberasaltos o cualquier otro tipo de delito que utilice las funcionalidades del móvil como herramienta. Para evitarlo es fundamental observar unos protocolos básicos de prevención y mantenimiento:
Utilizar la biometría. Vincular el desbloqueo del smartphone a los sensores de reconocimiento facial, de voz o de huella digital es un candado difícil de romper. Esta técnica funciona estupendamente en conjunción con los patrones vectoriales -la reproducción con el dedo de un conjunto de líneas en la pantalla- y las claves numéricas. Autenticación doble.Un estrato más de seguridad es una muralla adicional para nuestro sistema. Apuesta siempre por la autenticación en dos pasos o, aún mejor, con dos credenciales distintas. Cuidado con las redes WiFi abiertas De cafeterías o aeropuertos: si no conoces una red WiFi o no confías en su seguridad, es mejor echar mano de los datos móviles, y mejor aún usar tráfico encriptado. Este hábito de prevención cobra especial importancia si se van a efectuar operaciones con datos sensibles, como un abono o transferencia bancaria. Las compras de apps, siempre en las tiendas oficialesNo importa de cuánto sea el descuento; en un sitio externo nunca podremos estar seguros de la ausencia de troyanos o programas maliciosos. Jamás morder el anzuelo El phising -término semejante a ‘pesca’ en inglés- designa un tipo de ciberataque consistente en suplantar la identidad de una entidad u organización legítima para sustraer los datos personales de las víctimas. Este es un timo bastante viejo, así que hay que evitar pecar de incauto, ya que ni la Seguridad Social ni la Agencia Tributaria nos van a pedir la contraseña bancaria por e-mail o SMS. Siempre la última versiónNunca dejes que tu smartphone pase hambre de actualizaciones. Tanto el sistema operativo como las apps deben ser renovadas periódicamente para ofrecer la mejor respuesta posible contra las ciberamenazas. Es un proceso a veces molesto, pero necesario, ya que sirve -entre otras muchas cosas- para detectar y subsanar vulnerabilidades. La (bendita) copia de seguridadSi todo lo demás falla, si a pesar de todos nuestros esfuerzos algún desaprensivo consigue infectar nuestro móvil con una plaga virtual, una copia encriptada en la nube nos salvará de la tragedia. El software protectorLa instalación de un buen antivirus es una medida de seguridad indispensable, igual que en un ordenador personal.
También te puede interesar ¿Sabes qué es el fraude de la transferencia bancaria? Una de las estafas más habituales que te pueden hacer perder mucho dinero. Descúbrelo Amenazas de seguridad informática Los ciberdelitos son una amenaza muy real. Proteger la información sensible, especialmente la bancaria, es de vital importancia. Descúbrelo