Saca un 10 en seguridad
Que nada ni nadie te lo arruine: 7 consejos para comprar seguro este Black Friday
Descuentazo, rebajas, chollazo, oportunidad única… Sí, te vas a hartar de escuchar y leer estas palabras durante estos días de Black Friday. La ocasión bien lo merece. Pero cuidado: en la fiesta de los precios también se cuelan ciberpiratas que pueden arruinar lo que parece una compra perfecta. Seguir estos 7 consejos para comprar online de forma segura te ayudará a tener la fiesta (o el Black Friday) en paz:
1. Conocer al vendedor o a la empresa
Si tienes una experiencia previa con la empresa, esta te orientará, pero permanece alerta. Si no la conoces, navega en su web para ver lo que dicen de ellos mismos y en enlaces externos para descubrir noticias y otras informaciones sobre la empresa. Y, además, presta atención a que proporcione cierta información identificativa que reclaman diversas leyes:
Titular de la web (persona o empresa) Número de Identificación Fiscal (NIF) Domicilio social Correo electrónico. Condiciones de venta, devoluciones y reclamaciones. Uso de cookies. Inscripción del fichero de datos en la Agencia Española de Protección de Datos.
2. Fijarse en los precios
Los precios anormalmente bajos son un reclamo habitual de las estafas online. En otros casos, vemos precios ficticios, que no guardan ninguna relación con la oferta. Y vigila que no haya un engaño con precios de servicios adicionales que encarezcan artificialmente la factura final.
3. Comprobar que la empresa existe
Puede que te convenga acudir, especialmente si el importe de la compra es elevado, a los registros públicos (tanto a nivel gratuito como las webs de Informa o Empresite como el Registro Mercantil, cuyo acceso es de pago). También puedes buscar información web, pero ten en cuenta que puede haber información falsa que simule una actividad inexistente. 4. Usar la navegación segura
La navegación segura que ofrecen navegadores como, por ejemplo,Chrome, Edge o Firefox Focus puede mostrarte advertencias sobre sitios web, descargas y extensiones potencialmente peligrosos y sobre robos de contraseñas. Escucha esas advertencias y no contrates compras ni navegues por sitios peligrosos. 5. Usar un método de pago online seguro
Evita los depósitos a terceros por el importe de la compra, ya que no tienes garantías de que puedas recuperarlo en caso de fraude. Tampoco facilites los datos de tu tarjeta en páginas que no cuenten con https. Podría ser la puerta de entrada para que un robo de datos termine con ciberdelincuentes operando en tus cuentas. Si estás comprando en una tienda online de pequeña envergadura, comprueba que al pagar se te redirige a una pasarela de pago (como redsys o sermepa) y que la web no almacena los datos de tu tarjeta bancaria para mayor seguridad. 6. Revisar el diseño de la página web
Actualmente, las tiendas online fraudulentas suelen tener una apariencia más homogénea y cuidada que hace unos años. Sin embargo, es habitual que no cuenten con todas las secciones que suelen aparecer en las legítimas, como aviso legal, privacidad o contacto, entre otras. Además, suele resultar sospechoso que la dirección del correo de contacto no sea la del dominio de la tienda online. En cuanto a los mensajes, debes poner en cuestión aquellos que mencionan un soporte técnico no solicitado.
7. Leer opiniones de otros consumidores Una web fraudulenta suele acumular un buen número de reseñas negativas. Te pueden ser especialmente útiles opiniones de personas que tú conozcas o que tengan su identidad verificada en las redes sociales. Además, algunos usuarios pueden dar datos que puedes corroborar para asegurarte de que las ofertas son maliciosas. La precaución es un buen amigo del consumidor online. Cuanto mejor te organices para informarte, menos probable será que sufras un fraude en el comercio electrónico.